Dale poder a un ignorante...

| 19 enero 2017 | |
El día de hoy me topé con un artículo de Vice News llamado: 'La gente es como la basura: hay que separarla': cadeneros de antros en México, donde se hace una investigación de algo que se ha sabido desde hace décadas, los cadeneros son bestias con poder.

El trabajo de los cadeneros, como muchos sabemos, es "seleccionar" quién entra a un bar/antro/disco y quién no y todo haciendo un juicio tan banal partiendo de tu apariencia y tu posición social; tal como dice el artículo en cuestión: 'custodian la puerta de lugares a los que difícilmente se dejarían entrar a sí mismos', así se podría resumir todo.

Leer el artículo me hizo recordar una de las pocas ocasiones [realmente pocas] en que llegué a ir a un antro y precisamente, el cadenero fue una de las razones por las que decidí dejar de ir, además de la estupidez de pagar una botella al triple [mínimo] de su costo, además que antes se acostumbraba ir a bailar [ignoro si aún se hace], y pues yo no bailo ni en defensa propia.

Lo siguiente sucedió hace ya casi 15 años, una amiga hizo reservación en un antro que se llamaba Bashá para festejar su cumpleaños, ese día, pasé por otras dos amigas, llegamos el antro y  tuvimos que esperar a que el animal que ponen en la puerta nos hiciera caso, por más que decíamos que teníamos reservación no nos dejaban entrar, le hablamos a la cumpleañera, quien ya estaba dentro del lugar, salió a decirle al cadenero que eramos sus amigos y que por lo tanto, teníamos reservación y bla, bla, bla... al final, el cadenero se nos acercó y nos dijo:

- Pasen... pero sólo ellas, tú no puedes entrar [apuntándome], le pregunté por qué razón y contestó que ya había muchos hombres adentro y hacían falta mujeres.

Así de pendejo su argumento; a partir de ese día, decidí que ningún pendejo me iba a discriminar ni a humillar una vez más, ni quiero perder mi tiempo y dinero de manera tan absurda; lo más triste es que hay gente que parece gozarlo y ahí están cada fin de semana, humillándose tratando de entrar al lugar de moda para encajar en cierto círculo social, sin duda, cada quien se da el valor que quiere.



0 Opiniones: