Pinche títere...

| 13 octubre 2011 | |
Como en todo tipo de relaciones hay fricciones, ya sea en la familia, trabajo, novios, esposos, amigos y por supuesto hay relaciones perenes y otras fugaces, en ocasiones, esas fricciones fortalecen esos lazos o manda todo al carajo.

Hace algunos años, un amigo me presentó a un amigo de él, y en los cotorreos posteriores él se seguía apareciendo y nos fuimos haciendo amigos, a pesar de que había ciertos puntos en él que no me gustaban, como el que llegara a la agencia y se pusiera a ver videos cómicos en YouTube, mientras era hora laboral, o que uno fuera el que le patrocinara sus pedas, sin embargo, me caía bien.

Sí, me caía.

Obviamente, uno se empieza a cansar de estar pagando sus vicios, no sólo a esa persona, sino hasta su novia. Claro, las primeras veces lo hacía con gusto ya después, era demasiado encaje.

La última vez que lo vi con gusto fue hace tres años, justo en este mes, Octubre. Habíamos ido a un bar que queda cerca de mi casa, él, su novia, mi otro amigo con su novia y yo, como sabia costumbre, solo.

Ya cuando nos corrieron del bar, yo iba a mi casa cuando él dice:

- Mi Serch, préstame el baño de tu casa
- Claro, pero cero desmadre porque ya han de estar dormidos en casa.

Llegamos, mi mamá estaba despierta, lo saludó, él entró al baño, se fue y me dormí.

Al día siguiente, mi mamá me dice:

- ¿Ya te diste cuenta de lo que hizo tu amigo en el baño?
No había visto nada y aquello que hizo, no fue, por supuesto, nada agradable: cagar [disculpen Ustedes el vocabulario soez], fuera de la tasa del baño.

El lunes siguiente, [lo asquerosamente ocurrido fue un sábado], me dice:

- Mi Serch, ¿qué opinión tiene su familia de mi?
- ¿Por qué la pregunta?
- Es que quiero saber qué piensan de mi...

No le contesté porque en ese momento, sólo tenía el deseo de jalarlo de los… cabellos y estrellarlo a una pared, pues me parecía que aquellas preguntas tenían una carga enorme de burla hacia mi familia y a mi persona.

Lo único que hice, fue evitarlo, que pidiera perdón por su asqueroso acto, pues, seguro estoy que lo recuerda, pues no estaba borracho como para no hacerlo y aunque lo hubiera estado, creo que no es disculpa por su marranada.

Él, insistía que yo estaba muy cambiado con él, y yo sólo me limitaba a decir, ¿tú crees?

Con el tiempo, esa ya perdida amistad fue sepultándose por si misma, al ver que ya no le hacía jalón dejó de hablarme, pero jamás pidió disculpa.

Lo peor de todo es que, parece que ya lo olvidó, pero yo no. Su grado de olvido selectivo lo llevó al grado de, hace unos días, que nos echáramos unas cheves. Me cae que qué pinche descaro.

Dirán que qué mamón soy, yo podría darle vuelta a la hoja y ya, pero de verdad, ese acto lo siento como una verdadera falta d respeto hacia mi familia.

Cheers!

1 Opiniones:

Mish Says:
dom. oct. 23, 08:01:00 p.m.

Hasta ahora sé que no estaba borracho...porque si parecía que lo estaba...

A mi me espantó y fue verdaderamente asqueroso lo que hizo...lo bueno es que yo no entré al baño y vi eso...si no, me vomito....creo que también ensució tu bote de la ropa sucia, no?
Me imagino, si a mi me dió coraje, a ti con mayor razón...

Y creo que tendrás que resignarte a que la disculpa no llegará...y si, esa clase de cosas no se olvidan ni se pueden tomar a la ligera...

Viejo baboso...

Saluditos!