¡México Ra-Ra-Ra! III

| 10 junio 2010 | |
No es por ser pesimista, como me dijo hace unos días un amigo, ni falta de patriotismo -mi amor a México es más que un grupo de 23 jugadores de futbol-, ni tener poca fe en ellos, simplemente, la realidad nos tiene en nuestro sitio.

No puedo albergar esperanzas en proyectos apócrifos, en los que primero va el interés comercial, los amiguismos, y al final, siempre al final lo deportivo y ahí el por qué invariablemente se fracasa.

Es fácil vanagloriar triunfos ante equipos débiles, o volar muy alto cuando se le gana a uno grande perdiendo cualquier proporción, inevitablemente siempre viene una -dolorosa- caída. 'Se jugó como nunca, y se perdió como siempre', decenas de años en que se acuñó esa frase, ese estigma que no se ha podido revertir.



Crecí escuchando cómo llamaban a nuestra selección, 'ratones verdes', me tocó ver nacer el grito de guerra 'sí se puede', ser el gigante de un área paupérrima de futbol, ver cómo los gringos nos arrebataron ese mote, ver cómo se crecen ante fuertes rivales y cómo menosprecian a los débiles, ver cómo cambiaron el escudo de la FEMEXFUT, para que el águila no denotara ese semblante de derrota, de sumisión, cómo si así cambiara la actitud de los que están en la cancha 'dándolo todo', el nacionalizar a extranjeros, mandando el mensaje de que en México no hay calidad.

Sin embargo, siempre el mismo final. No se pudo. Salvo honrosas excepciones.

La historia habla por sí misma, tal como lo refleja Sergio Sarmiento en su columna Jaque Mate:

México tiene un primer lugar en las tablas históricas de la Copa del Mundo de futbol: somos el país que acumula más derrotas. De 45 juegos, la Selección Nacional ha ganado solamente 11, empatado 12 y perdido 22. Los equipos mexicanos han anotado 48 goles y recibido 84.

Nuestro país ha progresado mucho desde 1930 cuando perdimos el partido inaugural de la primera Copa del Mundo en Uruguay 4-1 ante Francia. El primer empate de la Selección se registró apenas en 1958 frente a Gales (1-1). Para el primer triunfo hubo que esperar hasta 1962, cuando el equipo nacional venció 3-1 a una Checoslovaquia ya clasificada a la segunda ronda.

Tuvieron que pasar 32 años para celebrar un triunfo. Hoy, a 48 años de aquel triunfo, ¿al fin se podrá llegar al mentado 5to. juego?, que parece ser nuestro mayor objetivo, muestra inequívoca de lo lentos que son nuestros pasos.

Soñar no cuesta. Pero no hay que soñar tan profundamente. Ojalá, ésta vez sea diferente la historia.



Cheers!

2 Opiniones:

Martha (Mish) Says:
sáb. jun. 12, 12:05:00 a.m.

Pueees....

No ganaron...jajaja...

Asi que esos numeros siguen creciendo..pero no en el lugar de partidos ganados...

Y si...me choca que menosprecien a equipos "debiles"....y no solo ellos...tambien los comentaristas y la gente...

Saluditos!

Taker Says:
lun. jun. 14, 10:45:00 a.m.

Creo que esta vez se quedarán mas lejos del mentado quinto juego.

El primer lugar en la tabla hay que presumirlo para que la gente vaya a celebrar al Ángel y/o a La Minerva ese logro tan 'dificil' de conseguir.

Otro dato de México es que ha inaugurado 5 mundiales, y en ninguno de esos 5 juegos ha ganado xD

El fracaso que seguramente vendrá en este mundial debe servir como un baño de humildad para todos los involucrados, lástima que Sudáfrica se dejó empatar.

Saludos