Back to back...

| 18 junio 2010 | |

El deporte que más he practicado en mi vida, ha sido el basketball, desde la primaria empezó mi afición al llamado, deporte ráfaga, de la mano de los Ángeles Lakers, mis primeros recuerdos son de leyendas como:

'Magic' Johnson, Kaarem Abdul-Jabbar, James Worthy, hasta un entrenador leyenda como Pat Riley, todo ésto a mediados/finales de los años ochenta [del siglo pasado]. Era, hasta donde mi conciencia me permite recordar, un agasajo ver a éste equipo, Johnson haciendo honor a su mote, Kareem con su casi infalible gancho, prácticamente, una máquina de hacer basketball.




Empezaba a brillar alguien más, ese personaje que tendría el mundo a sus pies [bajo el mando del entrenador más ganador, Phill Jackson]: Michael Jordan, ¿cómo estar ajeno ante gran jugador?. Sin quererlo, me fui haciendo seguidor de los Chicago Bulls, pero sin dejar de apoyar a los angelinos.

1991 marcaba el fin de una dinastía para darle lugar a las nuevas generaciones, la final de ese año: Chicago vs. Lakers.

Tras dominar gran parte de los años ochenta, y en lo personal haber observado un par de títulos de los Lakers, los noventa serían para los Toros. En ésta serie, Chicago ganaba su primer título tras vencer cuatro juegos a uno a los Lakers.

Tres títulos al hilo consiguieron los Bulls, luego, llegaba el -inesperado- retiro [temporal] de Jordan; en su ausencia, los Rockets de Houston gana dos títulos.

Pero su Majestad regresó, junto con Pippen, Rodman y demás Toros consiguen tres títulos más.




Finaliza la década de los noventa junto con el dominio de los Toros, ya en el nuevo siglo y en cinco de sus primeros 10 años, los Lakers vuelven a generar una nueva dinastía de la mano de Kobe Bryant.

Sin duda, en el basket me va mejor que en el fut.



P.S. En total, he visto seis veces campeón a Chicago y siete a los Lakers.

1 Opiniones:

Martha (Mish) Says:
mar. jun. 22, 11:51:00 p.m.

Y a mi creo que me va mejor en....en...mmmm...en...jajaja

Me acuerdo cuando llegué a ver contigo uno que otro partido y cómo te emocionabas con esos clavadones de Jordan..

Y como olvidar la maroma de mi abuelito...:)

Saluditos!