¡Hasta la madre!

| 05 octubre 2009 | |
Ya no sé qué hacer, ni qué pensar. No sé a quién he tratado mal o a quién le debo algo, según yo me la llevo tranquilo con todo mundo, así que no creo que sean actos de venganza. Yo diría más bien que son actos de vandalismo, de gente sin ocupación, escoria, lastre de una sociedad cada vez más ajena e indiferente al acontecer diario, a un valemadrismo contagiado desde los niveles altos, llamense gobernadores, alcandes, etc. Ese valemadrismo que, al ver que la gente encargada de la seguridad de una Cuidad no hace LO QUE DEBE HACER, orilla a la sociedad a no denunciar los actos que nos perjudican.

Esa impotencia de ver que las cosas pasan, que los delincuentes ganan día tras día más terreno, que empezar con un pequeño delito a la larga es como una bola de nieve, que crece y crece conforme avanza, y se hace muy poco por frenarla, o si se puede, se hacen hacia un lado, es más fácil. Escucharemos mentiras, disfrazadas de promesas para obtener el voto popular, 'habrá más seguridad', 'más empleos', etc., etc. Palabras que se dejan al olvido cuando saben que su puesto lo tienen asegurado. Mientras, es uno el 'encargado' de 'mantener' a los ociosos, llamese políticos o delincuentes, que pa'l caso es lo mismo.

Sean tricolor, azul, amarillo, rojo, siempre son la misma mierda, ¿por qué uno deja de votar?, porque uno deja de creer en sus mentiras, deja de creer en esas sonrisas falsas de los espectaculares de cada tres o seis años. Pero siempre, el que esté en el 'poder', será el más malo, peor que el anterior; cuando en realidad no es más que lo mismo, cojean del mismo pie, su objetivo será siempre el mismo: obtener el beneficio propio. ¿ Y la sociedad?, que se joda, que le hagan como puedan, que se las arreglen solos, al fin y al cabo, parece que siempre ha venido siendo así.

Sabemos que, mientras no tengamos palancas, influencias, seamos compadres de algún diputado, o algún politiquillo de tercera como los que abundan en el País, nuestras peticiones, necesidades primarias, jamás serán escuchadas, a menos de que tengamos mucha suerte y nos encontremos con un alma caritativa, ¿entonces por qué ir a levantar una demanda?. Si hablaramos con una pared tendríamos mejor respuesta, aunque fuera un eco.

Aquí no hay delitos pequeños o grandes, un delito es un delito y se acabó, no tienen medida, claro que no todos pueden ser castigados, si es que se castigan, con la misma severidad. Hoy, otro Lunes que cambia en un momento, descubro que mi carro tiene el cristal estrellado, quizás no sea tan grande o espectacular, eso NO IMPORTA, ya lo dije, EL HECHO es lo que más molesta, también creo que trataron quitar un espejo lateral, pues parte de la base está rota. Ahorita es esto, después... ¿qué será?





Cheers!

3 Opiniones:

Taker Says:
lun. oct. 05, 08:16:00 p.m.

:S Chale, que mal pex.

Martha (Mish) Says:
lun. oct. 05, 11:53:00 p.m.

"Hasta la Madre"... Superiora, está harta de todo...jojoo

Pues si, no importa que tan grande sea el golpe...pero eso es intento de robo...

Lo bueno es que por ahora, puedes estar un poco más tranquilo..

Saluditos!

ѕeяcн Says:
mar. oct. 06, 06:38:00 p.m.

Taker:

Malísimo.

Mish:

Jajajaja, ta weno el chiste
y no dudo que sea cierto.

Mínimo lo hubieran roto
completamente, así lo podría
cambiar, porque para como
lo dejaron, ni vale la pena.

Pues sí, a ver cómo le va
al otro carro.

Saluditos!