These are the days of our lives

| 27 agosto 2009 | |
Post especial... se supone que NO debería de haber otro post, pues ya se publicó alguna historia corta [es por la fata de temas que quise poner las lecturas]. Pero las cosas cambian...

Hace como veinte minutos llegó una cliente, todo hasta ahí sin importancia aparente. Lo mejor, para mi, fue cuando vi su rostro. ¡Dios!, por un momento creí estar soñando, aquel rostro que tenía años sin ver, son tantos que no recuerdo cuántos habían pasado sin verlo. Seguro a ella la vi en alguna ocasión en que fui a la Universidad Autónoma, pero habrá sido una o dos veces. Prácticamente, nada.

Hace casi un año, por fin supe de ella, cuando le mandé un e-mail [el cual encontré de casualidad] para felicitarla en su cumpleaños [18 de sept.], pero había sido todo el contacto que había tenido en años.

Ese amor platónico de la prepa, parece que el tiempo se a encargado de conservarla, sigue siendo su misma mirada, su misma voz, si mismo tono de piel, lo recordaba tan bien, como si la hubiera visto un día antes, es como si fuera la versión femenina de Dorian Gray. Podría pasar otra década más y yo seguiría viéndola igual.

Lo admito, mis ojos no pudieron dejar de mirarla y ella lo notó, fui muy obvio, en demasía. Mientras le daban información me miraba, luego hacía esquiva su mirada, pero queriendo mirar de nuevo. Era como regresar en el tiempo, congelarlo por media hora, yo me sentía igual de viejo, pero con mi corazón latía como en mi época preparatoriana. Sentí fluir mi sangre, sentí esa emoción que hace más de diez años solía invadía a mi ser, cuando en el salón de clases la miraba tal y como lo hice hoy.

Recordé cuando me invitó a su fiesta de Quince Años, la cual fue prácticamente nuestra primera conversación, y ahora, mientras escribo recuerdo cuando me dijo con sus ojos de asombro -'¿todos esos discos tiene Queen?'-. Recuerdo cómo durante tres años le envié cursis cartas en San Valentín. Recuerdo como atesoro algo que jamás hubiera imaginado y que lo sigo conservando por los recuerdos que trae consigo [aunque no lo escucho], es aquel regalo navideño, 'Cuando Los Ángeles Lloran' de Maná. Recuerdo haberla visto llorar porque terminamos la prepa. Recuerdo cómo me imaginé que ella era Winnie Cooper y yo Kevin Arnold hahaha, sí, tenía una marcadísima influencia de la serie.

No puede evitar hoy levantarme de mi lugar e ir casi corriendo al cubículo de Ricardo para decirle:

-'¡Mira, ella me encantaba en la prepa!' mientras yo mantenía emocionado una sonrisa y cierto nerviosismo, mientras él me dice, -te pones bien rojo-. Es que, no puedo ocultar mi emoción, -le dije-, ahorita que la veo regresan todas esas sensaciones.

Ella quizás no sea más mi amor platónico de la prepa, creo que debido a lo que pasó hoy quizás sea sólo mi amor platónico, para no ubicarla en algún punto específico en el tiempo/espacio.

Hoy sé que tengo un recuerdo más que atesorar, y queda este post y Uds. como testigos. Nunca se cae en exageración cuando, después de 11 años vuelves a sentir tal emoción.

Cheers!

4 Opiniones:

Martha (Mish) Says:
jue. ago. 27, 11:24:00 p.m.

Una nina!

Aaaaah! ahora entiendo esos suspiros...

Pues la verdad, mientras leía el post me imaginé que eras Kevin Arnold y cuando llegué a esa línea dije..."me ganó" jajaja

Igualita igualita? ni una peca de más? mira que eso de conservar su tono de piel está de admirarse..bueno, maso..jajaja

Iiiiiiiiiiiiiiiiu! <3 y no se puso celosa alguien?

Saluditos!

Zosesbnv Says:
vie. ago. 28, 04:49:00 p.m.

Ni idea de quienes son Kevin Arnold y Winnie Cooper; ! un reencuentro de esos que se dan pocas veces en la vida, te sugiero lo aproveches.

Taker Says:
sáb. ago. 29, 09:43:00 p.m.

Pues... llegale antes de que se te vaya!!!

Ahora, bueno... mi duda ya me la respondiste.

BNV... pues... creo que la brecha generacional salió a relucir aquí, está chavo XD

Saludos!

Zosesbnv Says:
lun. ago. 31, 03:40:00 p.m.

Lo dicen por lo de Kevin y Winnie? Pues si, yo estoy bien chavo y ustedes ya estan más del otro lado.
xD Saludos, mis estimados.